17 de julio de 2016

VIAJANDO EN FAMILIA: AVENTURAS EN LAS ISLAS CANARIAS






Las familias en los bosques de laurisilva de las islas

Llegamos en una nueva escapada a las isla de Tenerife, esta vez buscando las huellas del almirante Cristóbal Colón que alcanzó estas latitudes en su búsqueda de las desconocidas "Indias". En un viaje coorganizado con Familias en Ruta, nuestros compañeros en familia más viajeros.

Hemos querido con este viaje homenajear a estas islas de biodiversidad. Un recorrido por dos de las islas más hermosas del Archipiélago canario, Tenerife y La Gomera y realizar una incursión a uno de los paraísos de la biodiversidad del continente Europeo. Tenerife con el Teide, techo nacional y parque nacional y La Gomera, isla Patrimonio de la Humanidad y Reserva de la Biosfera son un lugar para disfrutar en familia, bosques milenarios, playas salvajes, pueblos con encanto y el cielo más hermoso del mundo para “una aventura en familia"

Viajar en familia requiere siempre de imaginación y entretenimiento garantizado para los más pequeños de la casa y aquí, en Tenerife, eso no es ningún problema ya que existen mil y una actividades para hacer, sobre todo "fuera de pista". Actividades alejadas de la playa y de los centros de ocio que tanto gustan a los extranjeros y a muchos españoles que visitan este isla.

Buscando ballenas en el fondo del mar

Los más pequeños disfrutando del avistamiento de ballenas en nuestro barco


La costa sur-oeste de Tenerife es un lugar privilegiado para la observación de cetáceos en libertad, ya que existen colonias permanentes de delfines que viven aquí todo el año. Esto ha convertido a Tenerife en el primer lugar de Europa en importancia por el número de personas que hacen avistamiento de cetáceos en libertad. Aquí en esta zona, podemos encontrar hasta 21 especies diferentes de mamíferos marinos, desde la gigantesca ballena azul hasta la terrible orca. Los calderones tropicales y los delfines mulares se han asentado en estas aguas costeras, convirtiéndose en residentes, debido a la abundancia de alimento, las tranquilas aguas, el buen clima y la calidad de unas aguas transparentes, han convertido la zona suroeste de Tenerife en un paraíso para estos mamíferos marinos. Delfines mulares, comunes, calderones tropicales y Cachalotes son algunas de las especies que se suelen observar en la costa canaria.

Nosotros tuvimos suerte y nos encontramos con la colonia de calderones tropicales, una guardería de pequeños bicéfalos nos sorprendió y ni que decir tiene que grandes y pequeños enmudecieron ante los pequeños ballenatos, una mama encargada de sus vigilancia intentaba mantenerlos alejados de las embarcaciones pero los peques, curiosos, se acercaban para observarnos. Una hora larga compartiendo sus visión y las anécdotas de nuestro patrón sobre su vida y sus necesidades, no hizo acercarnos más a la biodiversidad de estas islas y el respeto por los seres que la habitan.

El gigantesco Teide y sus lavas del averno

Otra de las atracciones de este viaje, fue la ascensión hasta las estribaciones del Teide, la cumbre más alta de España, y desde allá poder contemplar las vistas más hermosas de este paraíso canario, así que "volamos" en el funicular y "respiramos" la profunda acidez del azufre caliente pensando que en el inframundo todavía existen demonios a punto de escapar..., historias y leyendas de Guanches que nos conmueven. El Teide es un volcán con una altura de 3.718 m sobre el nivel del mar y unos 7.000 m desde el fondo del océano Atlántico. Es el pico más alto de España.

Recorrer los senderos de lava del Teide fue algo especial para los jóvenes aventureros

Para los guanches, el Teide siempre ha tenido un alto valor mitológico. Para los hombres y mujeres que habitaron las tierras del Teide antes de la llegada del castellano, el volcán Teide era su monte sagrado y tenía el nombre de Echeyde que, tras su adaptación al castellano, derivó en el nombre actual de Teide que significaba “Infierno”, pues este volcán estaba considerado como una de las puertas que comunicaban con el inframundo subterráneo, es decir con el infierno.

Sea como fuere, y sin tanto miedo, ascendimos desde Vilaflor para conocer el mito geológico y de buen seguro que no defraudo: las coladas del mal país de Ucanca sorprendieron a los más pequeños, los azulejos de azufre nos llevaron a los fondos de donde el magma caliente aún hace templar la isla, los Roques de García nos hicieron entender la actividad erosiva del viento, pero, sin duda, fuer la ascensión en el funicular y pasear por la laderas del Teide hasta el mirado del Pico Viejo, lo que más sorprendió y gusto a los más pequeños.

Astroturistas que miran el universo

Al acabar la jornada todos, grandes y pequeños, dibujaron lo observado a través de los telescopios

Muchos infantes quieren ser astronautas. Cuando de pequeños nos preguntaban, todos decíamos que queríamos ser astronautas o bomberos, ahora también futbolistas. Pero ser astronauta cuesta, es difícil, muy pocos lo alcanzan. Sin embargo ser "astroturista" no cuesta tanto y aquí, en el archipiélago canario, cada día somos más los que nos sentimos astronautas virtuales por una horas y los pequeños, son los que más se emocionan al presenciar estos bellos cielos y sus estrellas nocturnas.

El cielo de las Islas Canarias es uno de los más envidiados del mundo, gracias a su limpieza y privilegiada posición, muy cerca del Ecuador, se convierten en uno de los mejores observatorios de las estrellas. Su importancia para la astronomía ha convertido al cielo canario en patrimonio protegido de las islas. La brisa de los vientos alisios y la inversión térmica que generan, impiden la formación de nubes, por eso, los cielos de las Islas Canarias son los más limpios y claros de Europa.

Ataviados con mucha ropa para el frío, nos subimos hasta uno de los lugares míticos de la observación de las estrellas en Tenerife, las cañadas del Teide y colocamos nuestro telescopio y nuestro ordenador donde comenzamos esta clase magistral de astronomía con nuestros amigos de la astronomía de Tenerife. Los pequeños parecían algo emocionados, pero sus padres lo estaban aún más sobre todo, cuando en el objetivo del telescopio aparecieron los cráteres lunares y las montañas Teide de la Luna. Luego la vía láctea se abrió ante nosotros enorme y preciosa como se aprecia en la fotografía. Enanas azules, gigantes rojas, agujeros negros, Antares, Belteguse, Ares..., uno a uno van desfilando ante el ocular del telescopio para goce de todos. Pero a los más pequeños se les abrió la boca de par en par cuando fuimos observando planteas conocidos como el rojo Marte, Júpiter con sus cuatro satélites y por fin el más esperado, Saturno con sus anillos gaseosos ¡buahhhhh! todo un subidón a pesar de la fría noche

Navegando hacia La Gomera

En tan solo 378 kms2 de origen volcánico, la Isla de La Gomera concentra una de las concentraciones más altas de reino floral de las Islas de la Macaronesia y sus intrincados barrancos y caprichosos roques son el ejemplo más claro de vulcanismo apagado y erosión de un archipiélago muy antiguo. La isla de La Gomera se forma hace miles de año por acumulación de rocas de erupciones marinas llegando a elevarse más de 5.000 metros desde la plataforma marina. Se calcula su origen entre los 12 y los 20 millones de años y la última erupción en la isla esta datada hace 2 millones de años. Caminando todos juntos, las familias que nos acompañan no dejan de asombrarse en cada una de las paradas y los más pequeños repreguntan sobre la actividad volcánica. Nos es para menos, esta isla impresiona por su arrugada orografía y sus imponentes moles.

De la actividad volcánica de las islas y de su geología se escribió desde tiempo inmemorial. Cristóbal Colón en su primer viaje, ya dejo constancia en sus cuaderno de bitácora de la explosión de Montaña Blanca en el Teide, pero probablemente fue el naturalista alemán Alexander Von Humboldt. conocido científicamente como el padre de la geología moderna, el que más hizo por el descubrimiento de esta geología volcánica de las islas en el viaje que le llevo a conocer todo el archipiélago y a escribir diversas obras sobre las mismas. Sobre sus lecturas, seguimos con varias familias algunos senderos inmaculados de piedras milenarias y bosques únicos y en sus cumbres pudimos "navegar" el fuerte alisio que nos sorprendió a todos, su leyenda nos tenía intrigados.

El almirante Colon nuestro objetivo

El capitán del ferry nos habló del mar y nos enseño el puente de mando de la embarcación.

Partió de Cabo de Palos el almirante Cristóbal Colón con la vista fija en las Islas Canarias. Hoy siguen zarpando desde Huelva modernos ferrys de la compañía Naviera Armas, que sin quererlo, dos veces por semana rememoran aquella travesía intrépida y nos llevan desde la península hasta las Isla Canarias. Y una vez en La Gomera, los lugares colombinos se nos aparecen uno detrás de otros, más cuidados o menos explicados pero ahí están todos. Nosotros partimos desde Tenerife con la Naviera y nuestro capitán nos enseñó su sala de navegación, sus instrumentos y nos recordó que Colón conocía muy bien ese mar que iba a descubrir y sobre todo conocía el secreto de la estrella Polar que no debía perder de vista. El Almirante era un adelantado a su tiempo.

A la llegada a San Sebastián de La Gomera, encontramos La Torre del Conde, lugar donde se refugio Beatríz de Bobadilla tras el levantamiento de los guanches gomeros. Y en la calle mayor los grandes lugares colombinos por excelencia, la Ermita de la San Sebastián, dicen que fue el último lugar donde oro el beato comandante. Cerca de ella la Iglesia de la Concepción lugar donde los castellanos "escarmentaron" el alzamiento gomero y por último la Casa de Colón y el edificio de Turismo de La Gomera donde se encuentra el famoso pozo de "la aguada", lugar donde el almirante lleno sus barriles de agua y se despidió de tierra firme para adentrarse en el mar bravío. De tierra firme se despiden los pequeños para darse un chapuzón en la playa de la Villa, de arena negra y escasas olas y desde donde se ven zarpar los barcos que van a descubrir ese "nuevo mundo".

Y acabo nuestro viaje que por cielo, tierra y mar buscando bosques milenarios, volcanes rugientes, piedras volcánicas, ballenas y seres marinos y sobre todo el encuentro de familias ávidas de experiencias y emociones y pequeños aventureros que, en sus cuadernos de viaje, nos han hecho vivir una aventura muy emocionante.

Os dejo todas las fotos del viaje en este enlace y la información del próximo viaje a Canarias que será en el puente de octubre y las navidades. Os esperamos

No hay comentarios:

Publicar un comentario