23 de septiembre de 2013

"Paraísos por Descubrir" nº5

Ha llegado ya el otoño y con él, un nuevo número de nuestra revista Ecowildlife, "Paraísos por Descubrir".

En esta ocasión, llega repleta de las mejores fotografias de nuestros clientes, que comparten con la familia Ecowildlife las imagenes de sus expediciones de verano a Borneo, Japón, Vietnam, Polonia, Kenia, India...

Presentamos también nuestro nuevo catálogo de "Escapadas otoño-invierno" para aprovechar todos los puentes y festivos.

Tenemos también interesantes artículos y fotografias de nuestros guías naturalistas y fotógrafos presentándonos las próximas salidas en la que nos acompañarán para enseñarnos los mejores rincones del mundo on disfrutar de los espacios naturales y su biodiversidad, y poder inmortalizarlo con las mejores fotografias.

Descubre todo lo que esconde nuestra nueva revista en este enlace

18 de septiembre de 2013

Los cérvidos europeos IV: El Gamo



Recorremos una de las maravillosas fincas de la sierra de Andújar en busca del lince ibérico (Lynx pardellus). Quedan pocos lugares en el mundo como este, en plena Sierra Morena, donde el bosque mediterráneo mantiene en gran medida todo su antiguo esplendor. En el camino hemos dejado atrás el viejo nido en árbol de la tímida cigüeña negra (Ciconia nigra). Los muflones (Ovis musimmon) se alimentan en los comederos de los toros bravos. La loba (Canis lupus signatus) ha criado a su prole en la vieja lobera, a pocos cientos de metros del cagarrutero del lince. Las grandes egagrópilas bajo la copa de la encina delatan el posadero del águila imperial ibérica (Aquila adalberti).La pareja del buitre negro (Aegypius monachus) nos sobrevuela. Al superar un recodo del camino, a la sombra de las enormes piedras graníticas, que aquí  llaman “saliegas”, el mismo monte parece cobrar vida cuando un grupo de machos de gamo (Dama dama) que descansa allí, se alertan y huyen de nuestra presencia.

Ante el maravilloso mimetismo del gamo, nadie diría que esta especie puebla el bosque mediterráneo por capricho del hombre. Desaparecido de las tierras ribereñas del Mediterráneo durante las glaciaciones, la belleza de este cérvido es el motivo por el cual, desde la Antigüedad, el hombre ha ido reintroduciendo al gamo en Europa, rescatándolo de sus reductos en Oriente Medio. Su docilidad, su bonita librea moteada, las cuernas en forma de pala de los machos o el elaborado escudo anal blanco y negro, le han hecho merecedor de la admiración del hombre, que lo mantiene como ornamento en parques y jardines o en cotos de caza, con fines cinegéticos. Una especie cercana, el gamo persa (Dama mesopotamica), se creyó extinta hasta que se descubrieron unos cuantos ejemplares en zonas remotas de Iran.

El gamo es un ciervo mediano y gregario. Protagoniza un celo semejante al del ciervo (Cervus elaphus), llamado “ronca”. Donde coincide con su pariente mayor, la “ronca” comienza inmediatamente después de la “berrea”, a principios de otoño. 

Un hermoso e interesante animal que podemos observar en nuestros tours por Doñana, Monfragüe, Andújar o Cazorla.  En ellos podemos descubrir diferentes representaciones del monte mediterráneo donde habita nuestro cérvido más hermoso, acompañado del resto de la gran fauna presente en estos ecosistemas.

12 de septiembre de 2013

GAUR: ELBISONTE INDIO

video
El gaur ( Bos gaurus ), también conocido como  bisonte indio , es el mayor bovino existente y es  originaria de Asia del Sur y Sudeste de Asia . En esta última expedición de Ecowildlife, lo hemos podido ver tanto  el parque nacional de Khana como en Badavgarth. La especie está clasificada como vulnerable en la Lista Roja de la UICN desde 1986, ya que es probable que la disminución de su población ha disminuido en  más de 70% en las últimas tres generaciones debido a la caza furtiva y al perdida de sus territorios.

El Gaur históricamente se le ha encontrado y ha vivido en buen parte del  sur del continente asíatico,  incluyendo Vietnam , Camboya , Laos , China, Tailandia , Malasia peninsular , Myanmar , India , Bangladesh , Bután y Nepal . Hoy en día, la especie se encuentra fragmentado en zonas de esos mismos países e incluso extinta  en Sri Lanka debido a la reciente guerra civil.


El Gaur vive en los bosques de hoja perenne o semi-perennes y húmedos así como  en bosques de hoja caduca . Siempre en  grandes extensiones de bosques relativamente intactos, en terrenos montañosos a una altitud de 1.500 a 1.800 metros, donde haya buen  disponibilidad de agua, y una abundancia de forraje en forma de hierba , bambú , arbustos y árboles . Su aparente preferencia por terrenos accidentados puede ser debido a la disminución de sus territorio en la zonas bajas  de las planicies por la expansión de los cultivo y los pastos para ganado de granja. 

4 de septiembre de 2013

Cérvidos europeos (III): El alce


Entre agosto y septiembre tiene lugar el apareamiento del gigante de la taiga. Cerca del lago, en el interior del bosque el reclamo gutural de la hembra, amplificado por su bolsa nasal resuena misterioso: Gaooo!
Gaooo! Pronto, un gran macho se siente atraído sexualmente por ella y le responde: Gaooooooo! Aún no los hemos visto, pero estamos asistiendo a los amores sonoros del ciervo más grande del planeta, el alce (Alces alces). Cuando el macho aparece en un claro entre las piceas y abedules, descubrimos a un animal desgarbado e imponente, de la alzada de un caballo. Tiene 7 años y supera los 600 kg. Su enorme cuerna palmeada luce más de veinte puntas. Posee una joroba en la que almacena grasa, necesaria para sobrevivir en un hábitat durísimo y hostil. Tiene unas largas y finas patas que no parecen corresponder a su corpulencia, pero que le sirven para alimentarse en verano de las suculentas plantas acuáticas en las zonas palustres del bosque. Se trata del gran señor del bosque en el esplendor de su vida.
Estos grandes cérvidos tuvieron su área de distribución mucho más extensa en tiempos históricos, pero como ocurrió con otros grandes ungulados europeos como el bisonte (Bison bonasus)  o el mítico uro (Bos primigenius ), fueron exterminados y empujados cada vez más al norte, encontrando sus últimos refugios en los bosques polacos, bálticos o rusos. Su situación actual, tanto la especie europea como su pariente norteamericano, es razonablemente buena. Se le caza de forma regulada y se ha llegado a domesticar en Rusia, como sustituto de los caballos en tareas de arrastre y en el caso de las hembras como productoras de leche (hasta 400 l/año).
Es alce es eminentemente forestal, y necesita de la presencia de ríos, lagos y pantanos donde gusta de sumergirse, para alcanzar la vegetación subacuática, como las raíces de los lirios y donde escapar a la tortura de los millones de mosquitos de los bosques boreales. Es un excelente nadador y lo hace con soltura durante 15 o 20 kilómetros. En invierno, la dieta del alce se compone fundamentalmente de brotes de los árboles.
Hemos podido disfrutar de la observación de este pacífico gigante en nuestras ecoexpediciones a los parques nacionales de Polonia, con un 100 % de avistamientos positivos. El alce resume el plácido misterio del los bosques nórdicos y constituye otro de los grandes atractivos que lleva al naturalista viajero a visitarlos.